Vitácora de Viaje

ANOTHER FINAL COUNTDOWN

Nos quedamos sin días pronto se nos vence el permiso de estadía. Estamos en Manizales y no queda otra que volver. Como de costumbre una vuelta larga. Y por supuesto sin pestañear decidimos bajar hasta Ecuador!!

Excelente plan, de paso cañazo, pasamos año nuevo con los peces de Consacá y visitamos el tan mentado Carnaval de Blancos y Negros en Pasto Nariño.

 Allá van!!!

25/12- Después de degustar el café mas delicioso a nuestro paladar en el Café de Nuestra Tierra, nos encontramos en Manizales compartiendo la Navidad con dos argentinos viajeros solos de mucha vitalidad. Rubén y Alejandro, el uno transitando hace ya años en un taxi antiguo modelo 1931 con muchísimo estilo – Taxi latino es, y el otro aventurando su deseo de unir la patria grande partiendo desde la Patagonia sur Bariloche hasta donde llegue a bordo de un camper- buscando nombre aún para su travesía. Todos juntos a la vera del río y baño de por medio en aguas termales, nos contamos las historias y compartimos demás sueños.

26/12 Popayán- un suspiro en el parque, descanso de una noche.

27/12 El Bordo- hermosa jornada conociendo a Boris y su compañera con quien tendremos otro encuentro casual futuro que luego contaremos.

28/12 Pasto – Consacá llegando el día de los inocentes, a través de una cortina de agua, pues es el día en que tooodo Nariño juega al carnaval de agua, sobre todo cortando las rutas y cobrando peaje a los transeúntes a quienes mojan a baldazos. Gran reencuentro en el Ice Bucket con los peces- El 30 quemamos el muñeco de año viejo por partida doble. Uno rudimentario y altamente inflamable en el Ice y otro con la cara del presidente Duke en casa del Andy. Nariño se conoce como uno de los territorios perdidos para Uribe y sus secuaces. Más tarde brindis con el infaltable Ron viejo de Caldas junto a Juano, Andy y sus amigas.

1al 7 Ha llegado el año nuevo y aquí estamos renovando bríos en días de carnaval en el pueblo que nos pinto la cara, nos revivió el juego de la espuma carioca y metió en una guerra de talco nunca antes experimentada.  De por medio el encuentro sumamente afectuoso con la Ztefa.

7-01  Pasto. Carnaval toda la vida- Las carrosas más inmensas que hemos visto, tan brillantes!!   Blancos y Negros y todos los colores posibles verde- oro – plata y hasta azul cobalto.

9-01 Partimos raudamente a Ipiales rumbo a la frontera. No sin antes darle un abrazo a Armando y familia de ida… porque volveríamos al tiro nomás… un fríioo

10/01 llegamos al puente Rumichaca y logramos pasar, sin haber hecho muy bien el cálculo no sabíamos cuantos días le restaban a Gus en Ecuador, tampoco cuantos había que quedarse antes de volver a entrar en Colombia. Suertudamente eran 6, así que aliviados pasamos rumbo a Tulcán, si hubiera sido Argentina le jugábamos a la quiniela. Es bueno saber que uno puede pasar y volver a entrar el mismo día al otro país, al menos así es en esta frontera Colombia Ecuador. Un párrafo aparte sugiere lo que es este éxodo venezolano, o el paso de frontera para los que nada tienen, sin importar su nacionalidad.

11/01 Tulcán Otra vez en tierras andinas ecuatorianas. Saludamos a las bien queridas llamitas y descansamos la osamenta en las termas de aguas hediondas. Maravillosas y recomendables (el olor a azufre es lo de menos), el calorcito es de 45 grados y el cielo abierto en sus hermosas piscinas es un lujo por tan solo 1,50 dólares.

12/01 Colombia de vuelta parce! . Luego de una larguita espera en la aduana de Ecuador, nos otorgan al pasar 90 días más en tierras colombiana, ahora sí habrá que subir sin regresar para el norte norte. Haciendo similar trámite pero de primer ingreso nos encontramos  con otro argentino viajero en combi. Franco, quien por esos días estaba acompañado de otra viajera y aventurera de Bogotá. Milena hoy está en Vietnam o Camboya, recorriendo el mundo y abriendo el corazón, brindis por esta mujer valiente.

13/01 Ipiales otra vez y Nuestra Señora de las Lajas, Junto a Franco, Mile y dos locos más viajeros que paraban en lo de Armando (el en bici y ella en bus, compas de vida Bogotanos Andre y Nico) fuimos andando a conocer la catedral de las lajas. Una locura construída monumentalmente en medio de una quebrada con cascada de lado, alucinante. Estos curas dementes dando siempre que hablar. Allí se puede ver este imponente trabajo arquitectónico, la estructura, las esculturas y el muro de expiaciones de los fieles que fueron contribuyendo a la construcción. Pasamos una hermosa tarde de compartires, aprendiendo de las experiencias y edificando nuevos viajes. Algunos siguieron viaje y nosotros volvimos a Ipiales.

14/01 pasamos dos días muy afectuosos con Armando, siendo él una persona muy espiritual y cariñosa. No pareciera que estuviéramos en un parqueadero, se siente como su casa a donde nos invita, al igual que Laura y Judith, tan amables y serenas.

15/01 Pupiales. Hace muchos meses en las inmediaciones de Sibundoy nos conocimos con un grupo de danzas folckloricas, ellos eran muy especiales, porque más que una compañía de danza, eran una gran familia. Padres madres hijos e hijas todos amigues y compartiendo nuestra misma pasión, el arte y el viaje. Aquella vez nos prometimos que si volvíamos al sur los visitaríamos. Y así fue, ni bien se enteraron por redes que estábamos en Ipiales nos fueron a buscar hasta el mismo parqueadero para que participaramos de una de sus reuniones. Resulto siendo el cumpleaños de uno de ellos.  Así que nos deleitaron con comidita, torta y como siempre mucha danza, todos bailamos largo y tendido, con algunos traguitos de aguardiente de por medio, digno festejo Colombiano!   Tan generosos siempre son, nos colaboraron para el viaje y nos dejaron lo más hermoso que es el recuerdo de haberse sentido agasajados como si fueran amigos de años. Ellos son los Life walkers! el mejor camino les deseamos a estos andariegos.

16/01 Rumbiando vuelta al norte nos queda el regreso a uno de nuestros sitios favoritos. Cali, la ciudad de los gatos y los cuenteros.

Crónica breve de un retorno, como tantos ha habído y habrá.

AYUDA VIAJERO: En la frontera de Colombia y Ecuador no hay mucho control que te detenga para exigirte papeles, es decir uno sin darse cuenta puede tranquilamente pasar sin hacer ingreso o egreso del vehículo, Pero los ingresos siempre son obligatorios en la DIAN, así que detenganse en las oficinas y exijan que les hagan el papel de importación del vehículo, tanto en Ecuador como en Colombia.