Vitácora de Viaje

485

El 10 de septiembre de 2017 iniciamos la marcha, con idas y vueltas: son 485 días de comunión en viaje. Sorteando distancias, atravesando adversidades, escuchando, aprendiendo a  hacer y ser silencio, amando, discutiendo y descubriendo cada vez más afinidades.

No queremos señalar que hay una fecha o un acontecimiento que es más importante que otro, si algo aprendimos del viaje es que, “ los consejos se dan si se piden y cada momento vale per se”.

Franz Kafka dijo que “A partir de cierto punto no hay retorno. Ese es el punto que hay que alcanzar.”

Acaso eso nos inspiró a pensar que no estamos viajando, porque no hay adonde llegar, ni donde volver con una ruta demarcada, estamos siendo nómades porque elegimos estar viajeros y no ser viajeros, atravesar nuestro tiempo así y no cruzar los espacios de nadie. Esto nos enfrenta a la posibilidad de pensar que no existe el retorno, y el único final es la muerte. Lo importante es donde y como te encuentra. Ya no deseamos esperar nada, ni la toma de ningún poder, ni las revoluciones penosamente prometidas, ni el premio mayor,  ni la salvación del alma – todo al mismo nivel-. Aquí  el único sueño que nos anima es el desafío diario de no perecer en los fantasmas del éxito y el progreso, porque es inversamente proporcional a la evolución o al menos a la felicidad. Y si alguien espera que esto nos haga destacar o figurar en algún anuario, lamentamos
decepcionarlos, con la mejor de las suertes esta vida nos hará desaparecer cada vez más detrás de nuestras acciones. Y eso garantizará la tranquilidad que le deseamos a todes.

No sabemos que es la libertad a ciencia cierta, hasta creemos que inventaron esa palabra para jodernos la existencia y como zanahoria al burro clavársela en el horizonte, pues en tanto no seamos todos y todas libres ella no existirá. Pero sí palpamos lo que es la autodeterminación, hacer lo que nos proponemos y creemos justo. Hacer, ir, viajar, bailar, quedarse, no esperar más. Nunca se darán las condiciones, nunca, hay que hacerlo y por eso entre otras cosas lo hicimos. Esto hoy, mañana crearemos algo distinto, pero seguro será lo que queremos.

Y no estamos compartiendo una conclusión de fin de año. No existe el fin de año, para algunos recién estamos al medio de algo y para otras capaz que comienza.  Estamos aprovechando el wifi para contarles que no dejamos de pensarles, a todes los y las que quieren salir del marasmo, cualquiera sea. Acá hay cuatro manos, cuatro patas y cuatro ruedas para ayudar.

Adelante!

Abrazo fraterno y sororo.