Vitácora de Viaje

DALE LUMBRE*

*Naara Andariega dixit

A Quimbaya se la conoce como la ciudad del alumbrado. Tiempo atrás nos hablaron de ella, y elegirla visitar aquel 7 fue como empezar a desandar el año. Las luces, el fuego, las velas que elevan su mecha al firmamento nos invitan a reflexionar. Diciembre quiere decir muchas cosas y nuestros pensamientos descansan en la caminata por la ciudad. Son cientos de lámparas de colores, como son cientos los pasos que hemos dado, acercándonos y alejándonos de vez en vez de nuestro no destino.

Queremos agradecer las tardes y las mañanas en que idos o vueltos del sueño nos sentimos felices con nuestra vigilia. Cada fragmento de camino nos ha regalado una enseñanza y otro desafío.

 Queda entre muchas otras cosas moldear la travesía diaria, organizar esta forma de vida, que sin rutinas encuentre otras armonías, que no sean las de la urgencia, sino las de lo propicio. Podamos escuchar más y crecer en nuestra capacidad para emprender nuevos oficios.

Echamos mano a nuestra buena suerte para continuar encendiendo el fueguito combustible del andar.